La policía de Estelí es cómplice de la agresión

Una de las plazas con mejores medidas de seguridad -inclusive excesivas en muchas ocasiones- de unos años para acá ha sido el Estadio Independencia de la ciudad de Estelí.

 

Muchas veces nos hemos quejado de que la Policía y directiva del equipo norteño sean tan quisquillosas con el ingreso de diferentes objetos al estadio pero todo es parte de un operativo de seguridad que busca garantizar la seguridad de quienes quieren disfrutar de un partido de fútbol. 

 

Por ejemplo, en esta ocasión no logramos ingresar los lapiceros con que tomaríamos nota de las estadísticas del partido y nos costó ingresar la cámara fotográfica pero luego de varios intentos pudimos hacernos de ella a lo interno del estadio, a todas luces excesivo. La tensión de la policía había sido provacada por incidentes que se habían dado previo al partido y el trato hacia los visitantes diriambinos poco a poco fue degradándose al punto de encontrarnos completamente desprotegidos cuando finalizó el partido.

 

Las medidas correctas hay que mencionarlas, como el separar a las fanaticadas por cordón policial en lo que respecta a la gradería y el no habilitar -de una vez por todas- la sección de gradería norte para la afición local, lugar de donde se producen los primeros roces cada vez que acompañamos a Diriangén a esta sede. Luego hay otras no tan oportunas, como el prohibirnos el ingreso de agua embotellada pero a la vez no habilitarnos un punto de venta de este vital líquido.

 

Siempre existe inconformidad por permitir a la fanaticada local ingresar rollos, tubos PVC para banderas, etc. y prohibirlo al visitante, es algo que se dá también en otras sedes pero la diferencia de trato a las dos aficiones esta vez fue inaceptable.

 

Cuando finalizó el partido esperabamos el habitual saludo del equipo mientras los antimotines empezaban a sacarnos del estadio "por las malas" obviamente para evacuar a los visitantes antes de la salida del público local, el punto es que mientras bajabamos para evitar confrontación con los agentes, un grupo de fanáticos norteños -quienes inexplicablemente y de manera reiterativa lograron invadir cancha y cruzarla de un extremo al otro sin haber sido detenidos- empezaron a agredir a los aficionados diriambinos que se encontraban en la malla y gradería con fajas, piedras, tubos pvc y tubos metálicos a vista y paciencia de los mal llamados "agentes del orden", quienes a su vez en lugar de replegar a los inadaptados estilianos nos exponían haciendonos bajar los escalones hasta el punto más cercano al enmallado del estadio, lugar donde se sucitaba el enfrentamiento.

 

No bastó con este espectáculo sino que los mismos inadaptados intentaron agredir a jugadores y cuerpo técnico del conjunto blanquinegro teniendo que intervenir el cuerpo técnico del Real Estelí para evitar la tragedia. Los agresores salieron impunes ¿Y la policía? Bien, gracias.

Comentarios

Nosotros llegamos a Estelí cuando el partido estaba comenzado, no se nos quiso vender boletos. A mi papá lo agredieron y ni siquiera dejaban ingresar a la policía diriambina. Logramos entrar y fuimos revisados como si fuéramos delincuentes, cuando llevábamos niños con nosotros.

Añadir nuevo comentario

Comentar con facebook

25 Campeonatos
★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★

Sitio No Oficial - Algunos derechos reservados