UNAN derrotó a un tenue Diriangén

Los universitarios volvieron “a aplazar” al conjunto diriambino, que con un rendimiento irregular  marcha tercero en la tabla general.

 

El Cacique Diriangén llegó con sed de revancha al Estadio Nacional de Fútbol, para enfrentar a quién le derrotó en la final del pasado Torneo Apertura 2015. A pesar de que en el fútbol dos partidos no son iguales, en la humilde opinión de este servidor, las claves en este encuentro fueron similares a las de la pasada final.

 

Diriangén fue un equipo “tenue”,  si la expresión así lo permite,  fue un conjunto falto de intensidad con el balón, sin variantes, sin desmarques de apoyo y sin cambios de ritmo para romper el esquema planteado por el rival.

 

Esto no es simple casualidad, en mi humilde opinión (reitero), el Cacique tiene una clara debilidad y es la ausencia de volantes extremos con desequilibrio, que encaren, que le brinden profundidad y amplitud a su ataque. (Ante la lesión de Juan “arshavin” Urbina y la salida de Carlos “el chino” Torres). Pero esto no es culpa del cuerpo técnico que encontró un equipo definido, esto es responsabilidad de quién armó al equipo, de quién diseño y planificó el plantel para enfrentar esta temporada.

 

UNAN se pondría al frente en el marcador al minuto 53 en una jugada a balón parado. En un tiro de esquina desde punta derecha Jorge “Pirindungui” Portocarrero se elevó en solitario al primer palo y remató de cabeza enviando el balón al segundo palo. Diriangén respondería sólo siente minutos más tarde (60), en los botines de Dani Olcina, que luego de ser asistido por David Solórzano dentro del área chica remato en un mano a mano igualando las acciones.

 

Los universitarios se adelantaron nuevamente, en un contra ataque, la ofensiva de la UNAN envió un trazo que fue cortado por “Cacay” Membreño, pero, para su mala fortuna el balón quedó servido en la media luna a Portocarrero que de primera intención sacó un violento disparo cruzado para poner el 2-1 parcial (Min 72).

 

Las desatenciones defensivas no se harían esperar de parte de la defensiva diriambina que fue sorprendida y pasaría apuros en la recta final del partido. Ejemplo de esto fue un cambio de orientación de los locales, donde un defensor central “no salió” con el resto de la línea defensiva para generar el fuera de lugar, habilitando a Evaristo González, que cómodamente y con todo el tiempo necesario ingresó al área del cacique y fusiló a Acevedo (Min 85), que a pesar de haber sido vencido en 3 ocasiones tuvo una buen desempeño atajando dos “mano a mano” y un par de disparos que amenazaron su cabaña.

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Comentar con facebook

25 Campeonatos
★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★ ★

Sitio No Oficial - Algunos derechos reservados